1.9.08

mujer

el espejo remarca mis líneas, mis límites, mis arrugas, mis batallas, mis tiempos superpuestos.
soy una esclava del espejo.
mi voluntad no puede mirar atrás,
mis ojos no pueden ver desde otro lado.
soy una esclava de mis deseos, de mi hambre, de mis días contados, de mis cuenta gotas fundidéndose en relojes, espejos, dibujando círculos, concéntricos...
soy tu ardiente puritana, tu puta encadenada, tu condena, tu misterio, soy el recipiente vacío de toda la arena que quieras vertir en él, en ella, en los reflejos de reflejos que nos dividen
pero que nos calientan
aún
y en su fuego hacemos la noche más cálida
abierta
a las venas del mundo / los mundos.

el espejo remarca mis límites.
el otro está detrás de un vidrio.

mis fronteras se abren y se cierran, crecen y decrecen, obedecen a las lunas y producen mareas, pero no siempre igual!

miro atrás hacia la escena que nunca fue la misma,
en la que estuve
pero con otro cuerpo y otro nombre diferente
otra piel
otras sienes:
la escena -la historia y su ramillete de historias-
no fue nunca la misma
ni lo volverá a ser...

aunque
e
l
dol
or
.

el olor de un cadáver en putrefacción
excita un cierto sentido escondido tras los testículos de los hombres y en algún lugar oscuro entre las piernas de una mujer
hace sentir comezón
embriaguez
el oculto placer de controlar al otro -al más absoluto: la muerte. aborto: muriendo antes, conociendo el esquema, neutralizando la sorpresa
desensibilizando:
el dolor.


cre
y
end
o
.




A. G.

27.6.08

con la luz apagada...

El viejo de la bolsa pasa con paso sigiloso...

Desde chicos se nos enseña que el sexo está mal. Que nacimos de cigüeñas que se toman el trabajo de traernos desde Paris. Después, con el correr de los años, con suerte y con esmero, descubrimos que las cigüeñas están muy ocupadas teniendo sexo como para tener que hacer viajes al otro lado del mundo, para ayudar a otra especie, por nada... y también se descubre, si una tiene la suerte, que Paris no es un lugar, único en el mundo, donde la gente tiene bebés para regalar y mucho sexo. Eso pasa en muchos lados, pero en ninguno regalan a los bebés a una cigüeña desconocida ni se privan de decir: este hijo es mío, que nadie me lo toque! Así sea para decir que se tiene algo.
Y crecemos con estigmas.
En nuestras manos, silenciadas, marcadas con el alambre de púas con el que se imprimió el destino, el mejor, seguramente, según lo certifican las tradiones.
Manos mudas o manos de ladrones.
manos a las que no les dejamos hablar porque alguién gritó desde el atalaya: ¡Eso no se toca!
¡Sólo se mira!
Y nuestros ojos se hicieron hipertróficos...
Nuestros ojos convulsionados, mirando y mirando todo lo que el resto del cuerpo no puede experimentar.

¿Qué dirán en el futuro de nosotros?
Estigmas de palabras-carteles: tú eres esto, eres esto otro.
¿Ante cuántos cartelitos más vamos a bajar la vista?

El viejo de la bolsa... el que nunca tendrá que preocuparse por su destino, pues, lo tiene asegurado. En su bolsa nos envuelve, nos controla, nos exprime, nos licúa.
Vendre drogas.
Y las drogas abren un camino de percepción. De fe. De ocultismo y verdad revelada.
¿Por qué las necesitamos?

Porque tenemos sed,
nos segaron nuestros sueños...

El amor es la meta. Pero se han construído murallas impersonales, entre uno y otro, de oscuridad, de palabras rococó y etiqueta, de promesas y de miedos calculados. Miedos escritos a fuego y sangre, entre nuestra piel y la historia del resto de la gente.
Lenguaje en tercera persona:
construyeron.

¿Qué te tocas al tocarte?
Una fantasía.
Anclada profundamente en las posibilidades del mundo.
Pasadas y futuras.
Palpadas.

El viejo de la bolsa tiene sexo a través de su bolsa. Su bolsa nos asfixia. Sus gatos castigados por no ser perros. Y no es que esté comprando tu voto,
simplemente lo aisla,
congela,
depreda, remeda,
te compra
lo aspira...

El amor se da de una vez, una sola y única vez.
La próxima vez ya no es la misma mezcla.
Ya no es el mismo amor.
Se cuentan las gotas,
se calcula,
se divide...

Se construyó un miedo y un agujero: construímos miedo de un hecho jubiloso: no somos todos iguales, no todos tenemos los mismos tiempos ni cuerpos: ni los mismos gustos o espacios: no hay nada más azaroso que el destino.
Todo eso condensado, a través de los años, en un agujero: que también es una droga -la Idea, certificada por el Interventor, de que existe el vacío-, recetada por miedo de generación en generación.

Mezclas.

¿Cuánto cobrará la cigüeña por esos viajes tan largos?
¿Quién se divierte dominando a los demás?
¿Quién juega ajedrez?


(Osho dixit:
¿Quieres dominar a alguien?
*Debilítalo: un ejército de hombres enamorados podrían tomar la ciudad por asalto.
*Estupidízalo: cuando alguien hace pasar una gran idotez por la cosa más seria del mundo al poco tiempo todos estamos diciendo estupideces tratando de hacer existir la Estupidez Universal, también llamada Razón.
*Atemorízalo: las predicciones del futuro que hacen los viejos, la piel resfregada, los infiernos que pueden transmitir desde su voz...
*Divide: las nenas son así, los nenes en cambio blabla bla.)


La madre hace caer fuerte el cuchillo guillotinando una zanahoria.
"Si una mano es lo que te impide entrar al paraíso, ¡córtatela!"

¿Qué tan importante será eso del paraíso?
Seguramente tan horrible como el infierno, pero es preferible perder una mano antes que perder el pene; ergo: el placer se sustituye por las miles de mecanizaciones (toco y me voy) del sexo.

Y si intentan meterse en tu vaginita...
Tendrás que aprender a poner los límites, por más que no te guste, tendrás que hacerlo. Tendrás que alejarte, distanciarte, cortar, correr, ausentarte, pegar, disponer, testear, corroborar: controlar.
Cortar zanahorias.




Desde chicos nos en
señan...

31.5.08

deliciosas criaturas perfumadas















La chica A. lo considera un demonio. A él, a su chico A. Infiel, incontrolable, alguien con quién nunca podría estar... tranquila. Ella está con su hombre B., al que considera un ángel. Y aunque no está enamorada de él... le gustaría estarlo. ¡Le gustaría tanto... pero tanto...!




Ella quiere estar tranquila.


Ama al diablo, se queda con el ángel.

(Aunque por dentro desespere.)











La chica B., en cambio, lo considera un ángel. De esos que a veces molestan de tan bien que te hacen sentir, de tan placenteros, de tan hombres. Y por eso lo oculta... Ella... prefiere estar con su hombre B., a quien odia profundamente, a quien compara con el demonio en cada oportunidad. Pero que puede controlar, dominar. El hombre B., según ella, PUEDE hacer feliz a cualquier mujer. Afable, de disposición constante para los negocios. Conservador. Absolutamente previsible. No lo molestas, no te molesta.
Un diablo. (Pero ella no se considera menos demoníaca, y por eso, de vez en cuando, le enciende una vela a Lucifer y llora junto a su foto pidiendo por un buen puesto en el infierno...)








Ama al ángel, se queda con el diablo.


Le gustaría tanto amarlo...













Tan fácil sería la vida si A. encajara con B. y a su vez B. encajara con A.




la única verdad es la realidad la úni

a verdad es la real

idad

la única verdad es l










La chica A. desearía amar al hombre B. Y está con él, con B., mientras sigue amando al hombre A. en sueños.

sueños son
sueños son










La chica B. desearía amar a su hombre B. como ama a su hombre A. Y está con él, odiándolo, deseándole lo peor (a veces piensa que lo peor es estar con ella), deseando estar con su doble: el otro polo. El polar. El que tiene su cabeza en su chica A. y no en ella, tan chica B. es ella siempre.




B.

:

¿lo amas o no lo amas?





Y todos en el mismo laberinto.











En distintas habitaciones.











En el mismo laberinto.











El hombre A. decidió cuidar un gato que encontró huérfano en el calle. Un gato que lo necesita tanto como él necesita de ese mismo gato.



a x b

b x a











Ella dijo: para estar conmigo tendrás que tomar medidas preventivas. (Se lo dijo porque realmente lo apreciaba.)








































































































Cuando la chica A. llegó con su chico A. hasta el orgasmo, hasta ese orgásmico estado de quiebre temporal, ella se convirtió en niña. Jugó, soñó, disfrutó!!!





Tanto como hacía tanto no lo hacía...





Y al otro día volverían al mismo destino





-escrito en fuego sobre las líneas de las manos-





el destino programado de un laberinto programado.





En el que ella le pertenece al mejor postor,
que bien posas!

el mejor de todos (A.) le pertenece a la mejor de todas (A.), y todos los demás (B,B´,B´´...) quedarán del otro lado... de la pared del olvido.





(A menos que alguna vez no se apueste por lo seguro:

la muerte es un desencuentro.)


¿En cuántos caminos puedes dividirte?

¿Cuántos necesitas sostener

al mismo tiempo

para no quedar encerrada en el camino

único

que puede ahogarte como muerte segura?









...



La mujer vampiro es la caricatura de una época en que los derechos de la mujer, de acuerdo a su lugar en los medios de producción, eran iguales a esa argucia: la sensualidad: la hechicería.


¿Qué sucederá ahora... cuando los métodos anticonceptivos sean tan seguros como ya lo son? ¿Qué sucederá cuando lo asumamos?



spejos de los resortes plegados en pasiones espejismos a las que respondemos marionetas oscuridad caminado luces noche


...














De vez en cuando, la chica A. deja salir a la niña encerrada en ella. Después de un gran orgasmo se lo permite. Sin ese respiro envejecería... (Quizás toda la vida la niña siga encerrada tras esa puerta.)


La chica B., en cambio, se convirtió en esa niña y se juró no crecer nunca jamás... sólo en sueños, pero eso sería muy malo para el negocio. Y ya sabemos cómo es el dicho: donde se come no se coge.


Y de entre las mujeres que saben simular contorneos de gata, ella es indudablemente la mejor...















¿Cuál te gusta más?

22.5.08

la concha de dios

El sótano era húmedo y muy oscuro. Pasó la noche atada, las ratas corrieron sobre ella, la mordieron, la mearon. Ella lloró y gritó hasta que perdió la conciencia.

Una voz la despertó:
-En El Nombre De Dios, Nuestro Señor, Maldita Bruja, Despreciamos, Que En Eterno Dolor, Sufrimiento, Flamas Infernales, Culpa, Pecado, Nuestro Señor, Señor, Maldita Seas Por Los Siglos De Los Siglos!

-Amén -contestaron los otros dos.





"Durante la Edad Media algunos teólogos creían que el alma era infundida cierto tiempo después de la concepción. Esta creencia, ya obsoleta, fue producto de la influencia de algunos filósofos paganos antiguos. Las personas que presentan este falso argumento utilizan estos hechos para hacerle creer a la gente que la Iglesia dudó de la humanidad del ser humano antes de nacer y que por lo tanto su doctrina no es segura."
http://www.vidahumana.org/vidafam/anticath/aborto-argumentos.html





"Aparte de todo lo anterior, la Iglesia se opone al aborto pero no da alternativas realistas a éste: el solo hecho de dar a luz el producto de una violación debe ser algo tan traumatizante que los que no lo sufrimos no podemos ni imaginar, darlo en adopción es una salida facilista que se escucha muy bonito pero que no tiene en cuenta el verdadero sentimiento de la madre (desde la barrera los toros se ven inofensivos), y lo que no sé si da risa o ganas de llorar es lo que dicen algunas personas: "pues que lo tenga y le demuestre amor, para darle una lección moral al violador". Acepto que hay algunas excepciones, pero en general: ¿es tan fácil?, ¿lo harían quienes dicen eso?. Es muy fácil hablar cuando las cosas no le pasan a quien está hablando. Por cierto: ¿a cuántas víctimas de violación que han tenido a su hijo la Iglesia ha ayudado económicamente a mantenerlo cuando son de escasos recursos?"

http://es.geocities.com/grupolibrepensamiento/abortolegal.htm




..
.
..
.
.
.



"El miedo a las brujas se fue extendiendo y hacia fines de 1450 se convirtió en una auténtica obsesión. Hay una idea popular de que la fobia hacia las brujas es una cosa de la Edad Media, resultado del “oscurantismo” y clericalismo medievales, pero en realidad es un producto del Renacimiento y la Reforma. Algunos historiadores ... " http://www.hospitalitaliano.org.ar/docencia/biblioteca/index2.php?contenido=detalletapa.php&id_imagen=22











¿Ese es el destino que le quieres dar a tus hijos?
¿Hacer siempre lo que hay que hacer porque así lo demanda la moral y las buenas costumbres?

Y si le debemos a nuestra madre el sacrificio que hizo, en contra de su voluntad, pero que "valiente" y "abnegada" se olvidó de ella para hacer caso al juicio "bondadoso" de la sociedad que no quiere mujeres pecadoras, prefiere las madres abnegadas, vacías como sus fríos nidos...
...¿con qué le tendremos que pagar a semejante mujerzuela santurrona e insípida nuestra vida?

(Sinceramente: si mi madre hubiese sido nada más que eso... hubiese preferido no haber nacido.)







.
..
.Brujas, drogadictos, locos,
(marginales),
rebeldes, anarquistas,
put@s,
gente que piensa distinto... : criminales.
...
¿Cuántos más?
¿Qué tanto tiempo puede perdurar la hoguera?

...

¿Quiénes de este lado?
¿Quiénes del otro?

¿Quién es como Uno? ¿quién diferente?



in nomini Pater



perdurar...
.
..
.
.

Pero eso sí,
si te estás yendo a dormir, no te olvides de rezar...
.

17.5.08

ábreme la puerta


.
..
.
.
.
..
.
.
.
.
.

.

Cuuuummmmmmmbia!!

Si te vas con tu nueva brisa olvídate de mí.


Olvídate!

Un pasito para acá, un pasito para allá.

Me escapé por la ventana, me escapé por la ventana.
Suave, suavecito.
Se arrastran los pies sobre la tierra y sigo al ritmo de tu piel
de tu piel morena
sigo al ritmo de tu piel.

Sabor!

Y danzando se mueve la cadera.










En el cabaret las cosas seguían como siempre siguen.
Una cosa sigue a la otra: del dinero a la actuación. De la actuación al dinero.
En el cabaret la risa de las chicas tiene el destello de una navaja.

Una noche de estas entrará el diablo por esa puerta, como cualquier cliente. Quizá venga a comprarnos el alma. quizás nos saque de aquí, quizás quiera hacerlo. Pero qué sabe el diablo de lo que es vivir encerrada...


Día 411: Sigo encerrada en mi pensamiento.
Los clientes vienen y van. aún no reconocí a ninguno que pueda ser el diablo. A veces me parece que son todos. Otras veces que ninguno.
Sólo son clientes.

Día 425: Otra noche más.

..
.


Hay una radio encendida en una habitación atemporal.
Es madrugada. Pero sigue oscuro.


Porque tengo el corazón valiente prefiero amarte y después perderte.



Día 666:

Hoy lo tuve entre mis piernas.
Al principio pensaba que se trataba de un cliente como cualquier otro. Aunque me resultaba extraño cierto olor, algo que lo hacía diferente al resto de los clientes. Hay clientes que hablan raro, hay clientes que buscan una cosa y otros que buscan otra. Pero este era distinto, no se sabía bien qué quería. Pero incluso eso tampoco es algo raro. Vienen muchos de los que no saben lo que quieren. Él parecía que sí sabía. Y eso lo hacía extraño. ¿Qué carajo quería?
¿Qué lo hacía tan felíz?

Supe que se trataba del diablo cuando estabamos en el acto sexual.
Me quemaba con la mirada. Me hizo sentir en caricias hasta el más lejano rincón de mi cuerpo. Me encendió la piel
mientras yo fingía.
Me excité mucho.
Mi entrepierna chorreaba miel. Que bajó a recoger.

La luna se chorreó en mi piel y me sentí desnuda.
Y lo sentí desnudo a él.

Me puso en cuatro patas. Fuimos dos animales. Siguiendo el ritmo de la noche.

Su piel morena. Su olor.
(Siempre fantasiaba que el pene del diablo sería como el de un burro. No es cierto. Es un pene como cualquier otro. Sólo que cuando se agranda te hace sentir chiquita. Y apenas un contacto es desgarrador.)
Me gustó mucho besarlo. Tanto gusto como el gusto del primer momento /el filo/ entre robar un beso o esperarlo por consecuencia. Me gustó besar sus genitales. Sentir la furia de su sangre.

Hoy tuve al diablo por detrás.
Supe que era el diablo mientras actuaba/él convirtió mi acto sexual en un hambre verdadera.


..
.


Me pagó y se fué.
Dentro ya no me queda más alma por la cual llorar.

12.5.08

vocación e

Me llamó él.

Era muy divertido. Parecía fácil al principio. Era lo mismo que hacía con otros otros
como él.
Cómo sabía que él lo hacía con otras como yo. Los escuchaba. Jugueteaba. A veces una noche, a veces la mitad. Era fácil.
/Yo mientras tanto estaba con el coronado, con el que más valía.
Me llamaste desde un valdío. Con trucos de payaso. Con tu cara escondida en pinturas, en letras, junto al fluir que a veces encontrabas y otras veces preferías hacer de niño bueno.
La tenías grande.
Me gustaba eso. Y quizás no era tan grande, pero a mí me parecía que sí lo era.
La tenías grande y me desgarrabas
navaja a través de mi cuerpo
que se convertía en mucho más que tetas culo concha
me convertía en cuerpo y me llevabas a sentirme. Hasta que estallaba en orgasmos. Y titilaba.

Me violabas en mis sueños. ¿Recuerdas?
Y me hiciste entrar en los tuyos de inmediato!

Y todavía te siento al escribirte.
El tiempo y los huracanes del amor nos dejarán muchas más cicatrices. Que no importan (aunque sí). Que duelen. Que no mostraremos.
/No es de buen gusto.
No nos importó entonces, que no importen ahora.
Por eso escribo.
Yo sé lo que es la culpa/yo no te dejaré pasar
por ellas
por la culpa del padre del hijo y de la madre en coche
/Te celo te celo te se
aunque ya no!
Ojalá lo entiendas:
yo ya no tengo ganas de entender.

Me quedan tus gemidos.
Tus colmillos de 18 bits.
El recuerdo de los dos
latiendo como lobos aullando a los tiempos
que pasan y no se queman
a miles de siglos de nuestros polvos
nuestro culto Afrodisíaco
nuestras heridas lamidas
un invierno
alrededor
del fuego
la fogata.
Mientras quemábamos recuerdos.

Me llamó y le respondí.
Lo llamé después y no lo sentí ni me sentí a mí.
Ya no era el momento.

3.5.08

el día después

cuando haces el amor ¿me ves al otro lado del espejo?

mis ojos clavados en el reverso de los tuyos. mis manos incendiadas de tu ausencia que no pueden tocar otra cosa que no sean tus rastros, tu derrumbre, tu corazón acelarado irradiando sangre y haciendo ecos de tambores de guerra. tu amor encriptado en combinaciones de la piel. tu sudor frío embadurnando las noches. me haces presa fácil de las pesadillas errantes. diamante. hemorragia.
constelaciones.

me contagias de tus ganas.

¿me sientes? cuando estás con otros. cuando besas otros sueños oscuros a mis sueños. cuando hablas con tus muertos. cuando te desangras en una noche sin luna.

¿sientes mi voz? encerrada en un caja de resonancias intactas, intermitentes.

¿compartes mis decisiones aunque no puedas sentirlas desde adentro?
//estamos caminando por la misma telaraña. de nuestras babas. del hambre que nos hace hueco en la plenitud de espiral que conecta la noche con el día.//

¿me alucinas también tú?
con cada tropezón en luces robadas. en una escena sin guionar. ante un público sin rostros que afila sus dientes y sonríe... y a veces ríe con cosquillas nerviosas.

¿sientes miedo de que yo no te sienta?
de que seas mi alucinación de loca dislocada del sano transitar de la vida, de los juicios que abren y cierran las puertas de este laberinto.


cuando haces el amor... cada cuerpo es el que es
aunque los espejos se disparen en constelaciones

intermitentes

17.3.08

¿cuál es tu fantasía?

una mamada en la oscuridad mientras otros duermen un beso tan negro como los espirales de la noche una caricia tan brusca como aluviones de destino irrefrenable una chupada de miembros en la cúspide del oleaje

lo miré me miró nos alejamos un poco para oler bien
pasó la oleada de gente
los tajos del tiempo
y cuando nos volvimos a cruzar nos empezamos a besar

ni una palabra

mi fantasía es que me toquen
soy un arpa afinada en grados de voluptuosidad
enséñame tu música y te haré sentir la mía

las palabras suenan distintas
el tren en la oscuridad cambió de carril
pija es una reverberación que electrifica gran parte del cuerpo
concha un refresco para la noche incendiada

mi fantasía es que mi fantasía escape por ese agujero
que está en mi propio cuerpo
y eso me haga sentir real

nos besamos hasta comernos nos contuvieron nuestras convulsiones
nuestros cuerpos
nos desparramamos por el ambiente
te masturbé te lamí te chupé un huevo
te calenté
y te dejé
para
nO
desorbitar mi fantasía

huyo de mi espejo
si se trata de mí prefiero no enterarme
pero...
si te calientas
me calienta más

humo

tan real como los latidos del mundo
que nos brindó fantasías para no estar solos

fantasías
que nos crean
otra vez
cada vez

¿quieres saber cuál es la mía?

adivínala!!

28.1.08









hay un mundo distinto.
al otro lado de las cuatro paredes entre las que vivimos.


un niño pide limosnas para comer. otro niño pasa de la mano de su madre.

-¿podemos invitarlo a comer?

-¡no! -replica la madre-, él no es como nosotros.

dos piernas, dos brazos, y tanta suciedad como cualquiera tendría por haber estado jugando...


hay un mundo distinto.
el marido encontró a una mujer de mejores tetas y menos chillona. ¿cómo se lo dice a su esposa?
¡qué más dá! el contrato de matrimonio ya se encargará de que ella reciba lo que merece. al fin y al cabo, así lo dice la ley.
además, los dos ya tienen suficientes infidelidades como para estar parejos, para atestiguar.
uno de cada lado.
como siempre: uno contra otro.

y siempre de a dos...


mientras gastan un polvo más, luego del whisky y el cigarrillo, en la otra habitación del mismo hotel, un empresario festeja con tres mujeres que tras despedir a dos miserables más que trabajaban para su compañía logró comprarse el último modelo de BMW, el que trae dvd incorporado.


abajo, en el cuarto que está justo al lado de la puerta trasera, una prostituta entrega hasta el último de sus agujeros a tres adolescentes borrachos. ella no quiso tener que fregar pisos, ni tampoco pretende ser princesa de ningún cuento. simple y sencillamente quiere vivir bien.
dejó de tener orgasmos hace años...


del otro lado el presidente, hablando en tv: "somos el primer mundo".
uno, dos, tres y mil mundos arremolinados.
y junto con los nombres vinieron los precios y las ofertas.

en una pared:
"patriotismo es egoísmo colectivo!"


mirando al río tras una baranda, buscando tesoros entre las escamas plateadas, Muerte deja que ruede una lágrima.
una vez cada cien años,
debe pagar el precio por ser quien separa a los vivos de los muertos,
una vez cada cien años
las paredes se caen.

8.1.08

abismos de pasión

Barre que te barre, limpio sobre limpio, la buena de Mariángeles no deja de mirar.
Mira y atisba las historias, entre líneas, de boca en boca, o preguntando la pregunta correcta a quemarropa.
Mariángeles no deja de imaginar.

Una madre castiga a su hijo en la vereda:
¡si no hacés lo que te digo no te voy a querer más y te vas a quedar solo, solo, solo!

Mariángeles quizás se quedó sola de tanto hacer lo que le decían… pero ella prefiere no darse cuenta. Seguir barriendo. Limpiando. Alejando la tierra de la duda de su limpio pensamiento.

Pasa un auto patrulla. El oficial la mira. Ella atina a saludarlo. Él mira hacia otro lado.
“Mío, tan mío como mi brazo, mi pierna, mi pelvis, mi dedo gordo del pie, mi lindo muñequito!!” –la madre le dice a su hijo.

–¿Quieres que te muestre mi muñeco? –le dijo su primer novio, el único, pues todos los demás fueron un intento de olvidarlo.

–A ver cómo es… –fue lo único que pudo decir; por ese entonces, para ella, el sexo era una curiosidad no tan diferente a ir a un spa o al nuevo shopping que habían abierto en la ciudad, o quizás el placer de lucir un vestido nuevo... como cuando jugaba a las muñecas y la más linda tenía el vestido más lindo.

Así de frívola era para ella la sexualidad. Y no porque no la disfrutara. Simplemente pensaba que era algo menor, demasiado cercano a lo ilícito, a lo pecaminoso. Justamente por eso no podía evitar sentir un poco de asco cuando su compañero le pedía que lo chupara. El olor, los pelos, la transpiración… ¡le parecía todo tan mundano!

¿Cuántos gustos es capaz de darle una madre a su hijo varón? –pensaba-, de ser necesario, ¿llegaría incluso a hacerle un sexo oral?

“Eres de tus padres hasta que un hombre te reclame”, decía la leyenda en su cabeza.

¿Por qué no es lo mismo con respecto a los hombres?
¿Porque ellos pueden y tienen lo que las mujeres no?

Parece todo tan lógico, tan natural…
(La Mujer debe preservarse para la Misión más importante: ser Madre.)

Y los años pasaron, y su novio se marchó tras una bailarina indiferente al lenguaje del reproche: lo mío y lo tuyo, te di esto me das esto otro, porque sí, porque corresponde: porque es la Ley del mundo moderno y de siempre, lo que Dios manda, naturalmente hablando, por supuesto.

Cuando era chica Mariángeles se desquitaba de su madre retando a sus muñecas. Ella, que de tan hermosa parecía una muñeca.

Ahora barre, los pedazos del contrato, el vuelto que nunca le devolvieron, el hilo de la telenovela con el que no pudo hilvanar su vida, los restos del Demonio que no alcanzó a poseerla, las imágenes del cuerpo que nunca pudo poseer a voluntad, los orgasmos que quedaron sin usarse, las tinturas con las que no alcanzó a maquillar las culpas que sentía sin saber porqué, las flores que perfuman el dolor, las sonrisas que hacen cómplices, el mazo mal barajado, la manzana que se negó a morder, el paraíso que ya no le alcanza para compensar, la madre a la que no pudo redimir, los reyes magos que no eran su padre ni su madre ni su novio, el dinero como brujería a la que hay que tratar con cautela, los tabúes del juego, los juegos permitidos y los juegos prohibidos, las historias de vecinas, que sentía el deber de ver tan vecinas a la suya…

Barre Mariángeles, barre.
Tanta nada acumulada que amenaza con destruir su pasión de Mujer…

7.1.08

después del orgasmo llega el vértigo...

me lo dijo una vez un amante y jamás lo olvidé. es nada más que un instante, un flash, un relampagueo... y ya eres otro. y sobre todo: alguien con otros gustos.

¿qué tan contradictorios pueden llegar a ser nuestros gustos?

Jeckyll se horrorizaba de Hyde, se agarraba de los pelos, se injuriaba, se culpaba, se atormentaba... ¿quién iba a pensar que eran el mismo?
¿el doctor Jeckyll no habrá sido acaso la mejor creación del señor Hyde?

a no olvidarlo:
el antídoto y la droga se confunden al otro lado de la pared del olvido.


mi amante tenía una esposa, a la que adoraba tiernamente. y venía a veces a mis orillas a calmar su sed intensa; que aún así nunca calmaba... y siempre quería más. y quería algo nuevo.
gozar!
hasta el fondo.
le gustaba sobre todo cogerme con otro hombre.
le gustaba verme mamar, verme en distintas posiciones, con otro y otro más... sentir mi deseo. expandirlo!
casi siempre, en algún impulso, quería mi culo, justo un par de momentos antes de acabar en mi cara.


siempre...
no bien lo hace, apenas acaba, y mientras yo me relamo su leche y sigo masturbando a su compañero, él me da un beso en la frente, se limpia, se viste...
y se va.

yo:

Mi foto
soy así, me aceptas bien, si no... que te vaya bien!