1.9.08

mujer

el espejo remarca mis líneas, mis límites, mis arrugas, mis batallas, mis tiempos superpuestos.
soy una esclava del espejo.
mi voluntad no puede mirar atrás,
mis ojos no pueden ver desde otro lado.
soy una esclava de mis deseos, de mi hambre, de mis días contados, de mis cuenta gotas fundidéndose en relojes, espejos, dibujando círculos, concéntricos...
soy tu ardiente puritana, tu puta encadenada, tu condena, tu misterio, soy el recipiente vacío de toda la arena que quieras vertir en él, en ella, en los reflejos de reflejos que nos dividen
pero que nos calientan
aún
y en su fuego hacemos la noche más cálida
abierta
a las venas del mundo / los mundos.

el espejo remarca mis límites.
el otro está detrás de un vidrio.

mis fronteras se abren y se cierran, crecen y decrecen, obedecen a las lunas y producen mareas, pero no siempre igual!

miro atrás hacia la escena que nunca fue la misma,
en la que estuve
pero con otro cuerpo y otro nombre diferente
otra piel
otras sienes:
la escena -la historia y su ramillete de historias-
no fue nunca la misma
ni lo volverá a ser...

aunque
e
l
dol
or
.

el olor de un cadáver en putrefacción
excita un cierto sentido escondido tras los testículos de los hombres y en algún lugar oscuro entre las piernas de una mujer
hace sentir comezón
embriaguez
el oculto placer de controlar al otro -al más absoluto: la muerte. aborto: muriendo antes, conociendo el esquema, neutralizando la sorpresa
desensibilizando:
el dolor.


cre
y
end
o
.




A. G.

yo:

Mi foto
soy así, me aceptas bien, si no... que te vaya bien!